ACTIVACIÓN EMPRESARIAL CON LAS “START-UP”

Nuevo anglicanismo para definir  a empresas incipientes o de arranque con escasa vida societaria persiguiendo el fin de ser absorvidas o fusionadas con grandes empresas. Son estas las empresas de los nuevos emprendedores e idealistas. Una start-up no es más que la constitución de una empresa que se caracteriza por tener un objeto social muy bien definido asi como un plan de negocio totalmente estructurado. Su fin: vender un producto/vender una idea innovadora.

 

Tienen un perfil destacado por la poca vida de las mismas dado que su fin  es darle la mayor rentabilidad al ingenio  e innovación que van a desarrollar y vender el mismo. Su destino  ligado a su perfil de riesgo y escalabilidad. Dicho así parece raro pretencioso y arriesgado, un nuevo anglicanismo, pero no. Miremos por ejemplo a start-up conocidas por todos: facebook, twitter, incluso google…

Por ello, es propuesta entre los jóvenes talentos del país, si aún no han cruzado las fronteras, de poner en marcha ese producto, esa idea innovadora a través de una “sociedad star-up” que  destaca por su bajo coste de implementación, alto riesgo pero vinculado a unos beneficios exhorbitadamente rápidos.

Pero eso sí, para que verdaderamente el desarrollo de ese producto e idea sea innovadora, contactános para poder asesorarte sobre patentes, marcas,  cumplimiento de pacto entre los socios (organizativos y/o capitalistas), adopción de garantías que minimicen los riesgos, clausulas antibloqueo del desarrollo y financiación…

Nuevamente a tu servicio.

LUISA GUTIERREZ JESUS